Como ya indiqué en la dinámica de este blog, parto de las siguientes premisas:

  • Las cosas las hacemos las personas y no las siglas ni las marcas.
  • La política es la toma de decisiones que se ejerce de forma colectiva.

Según el documento los medios son los fines, se podría decir de forma simplificada que las formas conforman. A este respecto, sería más preciso hablar de formas políticas que de política y algo que acabará surgiendo indefectiblemente en el debate es la influencia de las nuevas tecnologías y las redes sociales (es decir, la netocracia); pero intentaré ajustarme al título propuesto.

A todo esto, hay que añadir lo que se apunta en el documento El Libro Negro del Bipartidismo. Por lo que cabría hablar de una única forma política mayoritaria en los parlamentos de nuestro entorno.

¿Qué tipo de formas podrían hacer frente a tal situación? Por ahora, parece que sólo hay esto. Pero indefectiblemente, también tendrán que haber un componente digital que aglutine todo ello.

Resumiendo, estamos pasando de una democracia socioliberal a una netocracia en la que la brecha digital mantendrá las diferencias entre clases sociales de una forma más sutil de identificar y visualizar.

Anuncios