Parece obvio que la política tiene que ver con el poder. Pero pocas veces se le suele asociar con el empoderamiento. Es más, todo lo que suene a empoderamiento parece ir contra un sistema hetero-patriarcal.

En los partidos tradicionales, el distanciamiento entre bases y cúpula es cada vez más evidente. Últimamente, hay un tímido intento de partidos más horizontales; pero hay algunas dudas sobre si podrán competir con las reglas de juego de los parlamentos actuales.

Primarias, sí o no; y si éstas tendrían que ser abiertas o cerradas. Al final, el PSOE ha tenido que ceder a unas primarias cerradas para elegir al secretario general del partido; veremos en qué queda todo eso.

A nadie se le escapa que si Podemos consigue realizar su asamblea ciudadana de otoño de una forma abierta, sus consensos pueden hacer que los resultados de las elecciones municipales den un auténtico vuelco al orden establecido hasta ahora. Con todo lo que esto puede suponer para las elecciones generales.

Es de suponer que en dicha asamblea, se hablará de participación ciudadana y cómo esta va a cambiar radicalmente en los ayuntamientos donde puedan tener mano. Veríamos entonces la relación que tendrían con las asambleas del #15M… pero esa es ya otra historia…

Anuncios