Después de leer este artículo de Javier Caso, dándose la circunstancia de que Madrid está en el centro de la península, más la reciente dimisión de Monedero, todo apunta a que la centralidad no está precisamente en el centro del tablero.

Saco de este artículo el suicidio político de IUCM con sus devaneos con la marca Ganemos y la parte de la tarta política que se pueda llevar en su caso Ciudadanos.

En mi opinión, la centralidad consiste en que sigue existiendo la lucha de clases y en estos momentos, la estamos perdiendo.

El empoderamiento de lo común no aparece por ninguna parte. Y así es muy difícil superar la barrera del 20%. Como mucho, se puede esperar una hábil negociación en ayuntamientos y parlamentos cuatripartitos.

Anuncios