Viendo que la anterior línea editorial estaba agotada, he decidido dar un cambio editorial a este blog.

Por darle algún nombre para orientar a sus lectores, la podría llamar política del bien común.

De un tiempo a esta parte, parece como si en algunos partidos políticos, sus bases se estén rebelando y quisieran tener mayor protagonismo. No es exactamente la rebelión de las masas, pero algo de eso hay.

Hay hoy un no tan pequeño matiz con respecto a los tiempo de Ortega y Gasset.

Las masas están conectadas.

Esto hace que pequeñas experiencias de auto-organización en barrios o pueblos pueden acabar afectando a grandes ciudades. Véase el efecto Gamonal.

También hay experiencias económicas, que bajo el paraguas del bien común, están empezando a tener resultados más que aceptables.

Incluso, en Cataluña, ya están empezando a organizarse los comunes.

Todo esto no se va a organizar a través de un gran relato como suelen hacer los partidos al uso, sino a través de pequeños microrrelatos interconectados.

coctel

Si quieres conocer algo más de estos microrrelatos, puedes ver este vídeo:

Este blog no será más que otro microrrelato que se puede conectar o no, dependiendo de lo hábil que sea su autor.

Anuncios