Hay que partir de la praxis.

Aunque la praxeología y el populismo vienen de distintas corrientes de pensamiento, tienen en común la praxis, la acción.

Praxeología

Según Wikipedia:

La praxeología es una metodología que busca estudiar la estructura lógica de la acción humana consciente de forma apriorística.

La praxeología centra su atención en el individuo que actúa, sacando de esta observación axiomas o principios elementales, inmutables e incuestionables, con los cuales analizar el proceso de la acción del humano.

La praxeología es una metodología que busca estudiar la estructura lógica de la acción humana consciente de forma apriorística.

Wikipedia

Los axiomas de la praxeología son los siguientes:

  • La persona actúa.
  • Prefiere unas cosas a otras.
  • Recurre a la acción para alcanzar sus siempre mudables, pero en cada momento concretos y específicos, fines.
  • El factor tiempo influye en su actuación.
  • El incentivo que empuja a una persona a actuar es un cierto malestar por algo.
  • Si una persona es perfectamente feliz no actúa, porque ya no desea nada.
  • Todas las personas que actúan son infelices.

En mi opinión, el principal fallo de la praxeología es que el ser humano es más emocional que lógico y las actuaciones son más colectivas que individuales.

Populismo

Para el populismo, prefiero este vídeo de Luciana Cadahia:

Del que destacaría esta frase:

Las prácticas políticas instituyen sujetos políticos.

Luciana Cadahia

Conectando

Así pues, sustituyendo persona por sujeto político y cambiando algún pequeño matiz, quedaría algo así:

  • El sujeto político actúa.
  • Prefiere unas cosas a otras.
  • Recurre a la acción para alcanzar sus siempre mudables, pero en cada momento concretos y específicos, objetivos.
  • El factor tiempo influye en su actuación.
  • El incentivo que empuja a un sujeto político a actuar es un cierto malestar por algo.
  • Si un sujeto político es perfectamente feliz no actúa, porque ya no desea nada.
  • Todos los sujetos políticos que actúan son infelices.

Puede ser algo pillado por los pelos, pero facilita por dónde empezar los proyectos.